Fantástica y Encantadora
5.0una obra maestra
Guión
Actuaciones
Fotografía
Diseño de producción
Ritmo y edición
Dirección
Banda sonora

Con La Forma del Agua Guillermo Del Toro nos presenta una cinta fantástica con una impresionante mezcla de estilos, es una película de monstruos, con un poco de suspenso del cine de horror clásico; una fábula de fantasía y una historia de amor. Todos los estilos funcionan juntos gracias a la sensibilidad de Guillermo para contar este tipo de historias.

Esta fábula esta situada en la década de los 60 durante La Guerra Fría, nos cuenta la historia de Elisa Esposito, una mujer muda que trabaja en un laboratorio del gobierno de los Estados Unidos. La vida de Elisa sufre un cambio drástico cuando descubre a una extraña criatura que forma parte de un experimento secreto.

Lo primero que impacta al ver esta cinta es la fotografía, el diseño de arte y los vestuarios, visualmente es impecable, además el estilo empleado gracias a que está situada en los 60 la hace encantadora. Por otro lado, todo lo visual se combina muy bien con la música de Alexander Desplant, quien logra una banda sonora simple pero con un encanto especial que acompaña a la perfección a la historia.

La trama se centra alrededor de la relación entre Elisa y la extraña criatura, se va desarrollando a lo largo de la película con buen ritmo y edición, manteniéndote interesado, en especial porque su relación se desarrolla sin diálogo. La dulzura e inocencia que Sally Hawkins le proyecta al personaje de Elisa se roba la película y su actuación se complementa como si fuera una pieza de baile junto a Doug Jones, quien ha interpretado a criaturas icónicas en las cintas de Del Toro y después de ser Abe Sapien y el Fauno ya tiene bien dominado cómo hacer este tipo de interpretaciones.

Toda historia necesita de un buen villano para tener un contrapeso en la trama y que ésta te mantenga interesado en lo que puede sucederle a los personajes principales. Es por eso que Michael Shannon es genial interpretando al villano, Richard Strickland, un hombre a cargo de custodiar e investigar a la criatura acuatica. Su temple y sus métodos sádicos hacen que sea el villano perfecto para esta fábula.

La combinación de todos estos elementos da como resultado una película única en su estilo, una fantasía, oscura y adorable. Sin duda lo mejor que ha producido Guillermo Del Toro, quien se sigue consagrando como un director que conoce muy bien cuál es su estilo en el lenguaje cinematográfico y no lo compromete al plasmarlo en la pantalla grande. Es por eso que La forma del Agua es una obra maestra.

 

Recuerda darle like a este artículo y compartirlo.

Facebook Alejandro Sevilla Reportero
Facebook Qué Pluto día
Youtube
Twitter

Comentarios